La Voz de la Liga – Sergio Medinelli

 

BM: Arrancamos con el pasado. Uno siempre tiene un recuerdo de cuando era jugador. ¿Qué tenes ahí dando vuelta?

SM: “Uno de los más lindo fue en un torneo en Vendimia. Teníamos muy lindo equipo. Las categorías cadetes, juveniles no eran tan fuertes como la junior entonces estábamos todos juntos. Siempre salimos campeones en la B. Fuimos a Vendimia a jugar un torneo y estaba INEF, que en ese momento tenía muchos jugadores de Selección y además venían de ser campeones en la A. Nos terminamos encontrando en la final. Ellos pensaron que nos iban a pasar por arriba pero fue al revés. Los pasamos por arriba nosotros”.

 

BM: Hace unos años tuviste la iniciativa de sacar un libro de handball. Contanos el motivo por el cual decidiste publicarlo y de que se trata el mismo.

SM: “Desde el año 1991 que doy handball en la Universidad Nacional de La Plata y siempre note que la bibliografía era solo europea. Nunca se trabajaba con la realidad argentina. Solo dos personas habían escrito sobre handball. Uno apuntaba a la iniciación y el otro es de un brasilero, pero hace ya varios años estaba publicado. Cuando dicte el curso de entrenadores nacionales a través de la Confederación Argentina me toco la parte defensiva. Tuve una operación de rodilla que me mantuvo durante tres meses sin apoyar y otro mes más en silla de ruedas y el libro me sirvió como terapia. Ya había escrito un capitulo defensivo y a ese mismo le sume los otros seis que tiene el libro. En ningún momento lo pensé desde la parte comercial, lo hice como una satisfacción personal. Me sorprendió porque todos me dieron muy buenas críticas del libro y destacaron la claridad que tiene”.

 

BM: Justamente habiendo hecho un libro y siendo conocedor del tema, ¿Qué diferencias notas entre el juego sudamericano y el europeo?

SM: “Creo que el tema principal pasa por la formación. Nosotros vamos y dictamos cursos por todos lados, pero si se entrena una vez por semana las cosas se complican. Pienso que la base del éxito tiene cuatro patas. Primero, la capacidad de selección. Eso es parte del proceso del entrenador de poner a los jugadores donde realmente rindan más. En segundo lugar, la cantidad de estímulo que recibe el jugador. Tenes que entrenar mucho, con dos veces por semana no alcanza. Tercero, necesariamente tenes que entrenar mucho pero con calidad. Con situaciones reales de juego. Acá importa mucho la capacitación de los entrenadores en formarte para aplicarlo después en tus jugadores. Y en cuarto lugar, una buena competencia. Fíjate que Cuba entrena mucho pero no tiene competencia y por lo general fracasa. Europa tiene estos puntos desde la formación. Saben que es lo que tienen que hacer. En nuestro país también se sabe, pero falta ponerlo en práctica. Lamentablemente faltan materiales, no se le da importancia a la actividad física y tampoco se mantiene una base a la largo de los años. Lo contrario pasa en Europa, que al ser más estructurados, hace muchos años que se vienen haciendo lo mismo”.

 

BM: Con respecto a tu función como entrenador, hace ya varios años que estas en Estudiantes de La Plata. Fuiste entrenador en LHC. ¿Cuál es la función que cumplís actualmente dentro del club?

SM: “Toda la vida dirigí mujeres. Desde el año 1991 hasta el 2003. En 2004/2005 comencé a dirigir los varones y desde el 2006 hasta el 2008 fui técnico de la Selección Argentina. Ahí tuve la suerte de viajar por todo el mundo. Estuve al frente del seleccionado en dos Mundiales donde metimos un sexto puesto, siendo la mejor ubicación de nuestro país en un Mundial precisamente. A nivel Panamericano dirigí la Selección Juvenil donde tuvimos un muy buen torneo y muchas de las que viajaron ese año a Canadá actualmente son jugadoras de la Selección Mayor, lo que habla de un proceso general correcto. Después de la experiencia con la selección, volvía a Estudiantes para estar al frente de las mujeres y salimos campeonas nacionales. Habíamos ganado en 2002 y le sumamos tres campeonatos más. En el año 2008; 2010 y 2011. Hace unos días atrás perdimos la final del Nacional con Ferro, pero todavía seguimos con chances de entrar al Súper 4 de mujeres. Con la asunción de Juan Sebastián Verón hay mucha expectativa porque va a apoyar mucho al deporte amateur asique estamos muy entusiasmados”.

 

BM: El otro día veíamos un video de los pequeños del Veszprém húngaro jugando un partido con mucha gente haciendo de hinchada. ¿Cómo ves eso? ¿Crees que está bien o que es demasiada presión para un chico de siete y ocho años?

SM: “La verdad que no conozco la metodología húngara. Si me ha tocado jugar con ellos en la máxima categoría pero no sé cómo manejan las divisiones formativas. Igualmente no me parece correcto. Están haciendo lo mismo que se hace en el futbol infantil acá. Nosotros lo desechamos totalmente. Los chicos a esa edad lo único que hacer es jugar y divertirse. No tienen que tener esa presión porque son muy chicos”.

 

BM: Se viene Qatar 2015. ¿Cómo ves a la Selección de cara a la cita mundialista y que opinión te merece la aplicación de la Wild Card (por primera vez en un Mundial) para que Alemania no se quedara sin participar?

SM: “Eso es típico de los equipos que tienen poder. Alemania por todo lo que significa no puede quedar afuera del Mundial y Australia termina pagando las consecuencias. Con respecto a Los Gladiadores, han demostrado mucho carácter. La mayoría de ellos están jugando afuera y eso ha generado que los rivales le tengan mucho más respeto que antes. Hay que ver cómo llega la Selección y también los demás equipos. Argentina demostró desde la época que estaba Mauricio Torres ganándole a Rusia y Croacia. Ya hubo un crecimiento superlativo. Va a depender mucho también de como llegue Diego. Si él llega descansado y los demás se pueden acoplar bien a su juego se le puede ganar a cualquiera.

 

BM: Cerrando y agradeciéndote el tiempo, ¿Que es para vos el handball en tres palabras?

SM: “Familia, crecimiento y pasión”.

 

Muchas gracias Sergio !