Caravana hacia el Coliseo

Habia pasado Alemania. El equipo de las estrellas, el favorito. Algunos regalitos para “el invitado”, las dudas de los mejores jugadores del mundo y un partido que se perdia por solo tres goles de diferencia. Argentina ponia en vilo a una seleccion que seguramente cuando el mundial de Qatar llegue a su fin, estara entre los primeros puestos.
El empate historico en el debut mundialista frente a Dinamarca, le daba la posibilidad a nuestros Gladiadores de pasar a la siguiente ronda con llevar la paridad en los 60 minutos de juego. Pero cuando alguien busca la gloria, de nada sirve dejar las cosas por la mitad.
Enfrente estaba Rusia. Tres veces campeon del mundo, jugadores en la elite del handball mundial, pero conscientes del rival que enfrentaban en los 40 x 20.
Lo que lograron ayer estos jugadores quedara grabado para siempre en la retina de todos aquellos que siguieron de cerca la tercera clasificacion a los octavos de final en una Copa del mundo. Argentina vuelve a estar en el extasis total. La tierra de los sueños ha convertido en hombres a estos guerreros, que sin temer construyeron su propio sueño y dejaron atras el “Grupo de la muerte”.
Una vez mas como en tierras suecas, los minutos se consumaban. En el banco ya se saboreaba la victoria
Adentro, ninguno paraba de correr. Los lanzadores rusos estuvieron finos desde afuera, pero “El conejo” Schulz cerraba una vez mas el arco e inmortalizaba el grito en el cielo. La Seleccion Nacional de Handball, Los Gladiadores, un grupo de hombres con coraje, festeja. Sonrie. Se abraza bien fuerte creyendo que nada de esto es ilogico. “Estamos preparados para dar el batacazo”, comentaba el zurdo de UNLU. Y vaya si lo han hecho. Pero todavia quedan puertas por abrir.
El cielo de Qatar hoy brilla mas que nunca. Ilusiones intactas, caminos por andar y una caravana magica. La gloria eterna esta a solo un paso.