El partido de la historia

Golea el lateral derecho – Foto gentileza German Paez

Toronto 2015 está en su momento cúlmine. Con disciplinas terminando, otras empezando, un medallero cargado y mucho pero mucho deporte, en Ontario las actividades no frenan. Ambos conjuntos argentinos debutaron con victoria. Fue un arranque prometedor.

Por el lado de La Garra, durante la jornada del jueves se enfrentaron al seleccionado de Uruguay, cerrando un 20-15 que no refleja del todo lo sucedido. Desde el minuto uno las chicas de Peruchena se mostraron contundentes, con buenas penetraciones en una defensa uruguaya que hacía agua. Complementando un buen arranque ofensivo, con una dura defensa en 6 metros, y sin dejar de lado las apariciones de la enorme Valentina Kogan, poco a poco se fue agrandando la distancia. Pero entonces llegó el cambio en Uruguay. Del 6-0 se pasó al 4-2, creando momentos de caos en el ataque de La Garra. La rotación y algunas perdidas de pelota provocaron una mini remontada que daba esperanzas al país vecino, pero que nunca llego a dar verdadero peligro en la definición del partido.

Por momentos dura defensa de La Garra

En el otro resultado del grupo Cuba venció a Chile por 28-25, mientras que Brasil vapuleó a Puerto Rico 38-21.

Ahora sí, se viene lo más importante. Llega el partido más esperado, el que le da título a esta nota.

 

Porque desde las 19:30 las chicas dirigidas por Eduardo Peruchena, esta selección que dedicó todo el entrenamiento del año a este partido, que tuvo la ayuda de Femebal evitando ascensos y descensos para que los equipos soltaran a sus jugadoras, que tuvo un traspié en el Panamericano con una derrota justamente ante este rival, que tiene hinchada propia, que generó una identidad, este equipo está en el día D. Por más largo que seas el torneo, todas las miradas están puestas en las caribeñas. Cuba es el rival a vencer. Una victoria ante este rival significaría tener un paso dentro de Rio 2016, y por ende del primer Juego Olímpico para el Handball femenino nacional.

 

Es difícil evitar los nervios ante esta cita, pero al fin y al  cabo en el 40×20 lo de afuera no importa. Argentina tendrá que salir a jugar su juego, con una defensa bien dura, aprovechar el repliegue rápido y no quedar intimidadas por el físico cubano. La cabeza va a jugar su propio partido, y Peruchena junto a su equipo de trabajo, deberán estar rápidos y atentos a la hora de hacer los cambios que eviten una caída en la moral del equipo.

Se juega el partido de la historia. Por lo que significa para todo lo que pasó, pero sobre todo para todo lo que viene. El handball del país está pendiente. Esperemos que este 18 de Julio de 2015, sea una nueva efeméride del balonmano nacional.

. Por Agustín Bulfón .

:agus: