Binomio olímpico: Marcame la doble

El 4 se puso el equipo al hombro. Foto German Paez

 Este torneo de Toronto 2015 se está haciendo querer poco a poco. Con las chicas ya clasificadas y a la espera de Brasil, era el turno de los Gladiadores de sellar su destino. Enfrente estaba la celeste. La selección uruguaya planteó un partido que ni siquiera ellos mismos esperaban, acompañado por uno de los peores primeros tiempos de Argentina en los últimos años. Los goles no llegaban de ningún lado, no solo por las pérdidas de pelotas de ambos, sino por el trabajo de los arqueros. Manuel Adler dejó chiquito el arco para los de Dady Gallardo que no encontraban la manera, la pelota se caía y para colmo de males, Diego Simonet salía lesionado. Mati Schulz fue el único que logró estar a la altura y gracias a sus atajadas (tuvo 21 en el partido, de 33 lanzamientos) se transformó en la razón del 7-7 que se daba al entretiempo.

Dale limones que hace limonada. 200 partidos para Gonzalo Carou

 En la segunda parte la rotación fue partícipe principal y entre tanto cambio hubo una dupla que se afirmó hasta el final. Sebastián Simonet y Gonzalo Carou dieron clases de 2vs2. Impresionante actuación del pivote del Ademar de Leon que agarraba cada pelota que pasaba por su territorio, incluso con 6 manos encima. Festejando sus 200 partidos demostró que  todavía tiene tela para dar y sobre todo clases que enseñar. La otra pata del triunfo fue el número 4, el mayor de la dinastía. A pesar de haber estado más tranquilo en la fase de grupos, tomando su lugar como armador de juego y no como definidor, se dio cuenta de que era su momento. Primero volviendo loca a la defensa con los pases de todo estilo y color habilitando al pivote, y después lanzando siempre en buen tiempo para lograr ser el goleador del encuentro con 10 goles. Poco a poco los dirigidos por Dady Gallardo encontraron el camino, aprovecharon esta vez los errores del conjunto charrúa y encaminaron por segunda vez consecutiva, la clasificación a los Juegos Olímpicos. Fue 20-12 el tanteador final, anecdótico porque era lo que Argentina iba a buscar. Marcale la doble a los Gladiadores que en Río 2016 tendrán su segunda cita olímpica.

En la final espera Brasil. Clásico, por la dorada y con un equipo en alza; este encuentro promete ser de los buenos. El día sábado a las 21:00 será la definición de un Torneo que quedará grabado a fuego en la memoria de los handboleros argentinos.

 No hay que acostumbrarse a estas clasificaciones, a estos resultados, porque la costumbre nos va a llevar a estancarnos. Como deportistas, periodistas, espectadores, tenemos que ser conscientes del esfuerzo que lleva lograr estos resultados, y hay que festejarlos como nunca, como si fuera la primera vez (sobre todo porque literalmente es la segunda de los Gladiadores).

 Se viene Brasil, se viene Río, el balonmano está de fiesta y es gracias a ustedes. Gracias Gladiadores, gracias por estas alegrías. Handball y nada más.

PD: Las palabras de Diego para dejar tranquilos (muy poquito igual) a todos “Sin fractura pero hubo luxación. Rehabilitando para poder ayudar al equipo mañana. Disfrutemos que el handball argentino es olímpico nuevamente!

 

. Por Agustín Bulfón .

:agus: