Se lesionó Messi

El momento de la lesión

     Podrán discutir que es exagerado, que no tienen punto de comparación, que repercuten diferente en la selección, etc. Pero cuando me llegó la noticia, no pude contener esa lágrima solitaria que se asomó al balcón. Para mí se había lesionado Messi. Se me venían a la cabeza todos los torneos, en dónde no iba a tener la posibilidad de sentir esa cosa en el estómago cuando Diego entra a la cancha. Supongo que es la sensación de que en ese partido puede pasar cualquier cosa. Puede tener un horrible primer tiempo y rematar con una de sus fintas en el segundo, dejando con la boca abierta hasta a los defensores. Puede ser el goleador y figura en la final de la copa, dibujando el disgusto en la cara de sabelotodo que tiene Omeyer. Puede jugar un partido horrible, pero durante los sesenta minutos estuviste esperando algo. Se esfumó esa posibilidad, esa linda incertidumbre.
Ahora en frío creo estar más tranquilo. Ya leídos todos los mensajes y noticias, incluidos los de la familia Simonet, escuchando a Dady que no necesita hacer malabares para superar esto, porque es consciente de lo que le falta, pero sobre todo de lo que tiene. La falta de Diego Simonet no se va a suplir con facilidad, menos con las otras lesiones que acompañan a los Gladiadores, pero justamente por eso, por ser Los Gladiadores, creo que hay mucho en qué confiar. Ya lo dijo el propio afectado en su cuenta de facebook “Dirán que es imposible o tiene que ocurrir un milagro, pero es a lo que me aferro, poder estar al lado de mis compañeros e intentar ayudarlos en lo que sea.” Si nosotros tenemos los Juegos Olímpicos en la cabeza, imaginen a este muchacho que vive para eso. Vive para crecer al lado de animales del deporte en el Montpellier, dónde está de paso, porque día tras día espera la llegada del próximo partido dónde tenga que vestir la celeste y blanca.

     Se lesionaron las ganas de ver al mejor jugador del Handball argentino, se lesionaron las posibilidades de sorprendernos con una jugada, o de gritar uno de sus goles. Pero por suerte nuestro Messi, mejor dicho Diego Simonet, va a volver con todo y preparado para lo que sea necesario.
Te esperamos Diego, no te preocupes ni te apures.
Nos vemos en Río.

 

. Por Agustín Bulfón .