El Súper 4 masculino tuvo alta temperatura

La LHC dio paso al Súper 4 el pasado domingo en Ferro Carril Oeste y con duelos interesantes: Quilmes – River; Ferro vs. S.E.D.A.L.O.; y el clásico alemán como es S.A.G. Villa Ballester frente a S.A.G. Los Polvorines

Sin el campeón de la última edición (Colegio Ward) y con UNLU ya clasificado a semifinales por ser el ganador del Metro Clausura, el torneo para los hombres empezó más temprano que el día anterior, aunque con la misma calidad de Handball y similar público presente.

 

El Millo a nueva semi

Foto Matías Medinilla

Quilmes y River inauguraron la competencia masculina alrededor de las 11 horas. El Cervecero se mantenía con la ilusión de lograr otro resultado a favor como fue en la novena fecha del Clausura cuando venció a su rival por 32-28; mientras que la Banda buscaba otra instancia de semifinales en este año, tras lo hecho en el Panamericano de Clubes jugado en Ballester. Y así fue la primera etapa, un encuentro muy parejo que era a favor de los de Núñez por la mínima: 12-11.

La segunda etapa fue toda del millonario. Con Lucas Grandi y Juan Manuel Vázquez encendidos, así también como con la efectividad de su extremo Valentino Rossetto, sacó diferencias en el marcador, que Quilmes no pudo achicar y accedió a la próxima ronda por 29-20, donde enfrentará a UNLU por el pase a la final.

 

Ferro con la ilusión intacta

Previo al enfrentamiento con S.E.D.A.L.O., el verdolaga Manu Crivelli se entusiasmó porque el Súper 4 fuera en Caballito: “jugar un torneo en casa es lo más lindo que hay”, aunque también sabía que sería parejo y que el choque que tenían iba a ser muy físico: “ambos somos equipos duros y agresivos en defensa”. Y definitivamente no se equivocó.

Por Matías Medinilla

Partido intenso de principio a fin. El roce era constante y las defensas marcaron territorio. El Verde buscó mucho el pase al pivote o la circulación para que sean dos; y por el lado de la visita, Banchi Ojea era la cabeza ofensiva. Sin embargo, los arqueros Carlos Datsira para el local y Agustín Forlino para los de zona sur, se volvieron figuras para cerrar el arco, provocando que ninguno se despegara del resultado y que haya poco goleo al finalizar los primeros treinta minutos: 8-7 para Ferro.

El complemento fue mucho más dinámico, con intercambio de roles, aunque con la misma dureza defensiva. Ferro penetró más en seis metros recurriendo al uno contra uno y S.E.D.A.L.O. hizo lo propio con el pivote, alternando lanzamientos desde la línea punteada. ¿El cierre? Empataron  20-20 obligando una vez más a la definición en tiempo suplementario. Allí el conjunto Verdolaga se equivocó menos con los pases y aprovechó las situaciones que generó para sacar una pequeña ventaja de dos goles en menos de 5 minutos. La mantuvo en el segundo y no bajó el ritmo pese a los intentos de su rival. Finalmente el local se quedó con el pase a semis por 24-22.

 

Duelo alemán

Ballester y Polvorines protagonizaron 60 minutos a pura velocidad y con maravillosas respuestas de sus guardametas, Tomás Villarroel y Juan Bar, respectivamente. La diferencia estuvo marcada en los sistemas planteados: el elenco de Elio Fernández corrió muchos más contragolpes, pero sin ser muy efectivos al encontrarse con Bar. La Pólvora probó en el posicional, ya sea con lanzamientos de 9 como los espacios generados por su pivote. Y al haber tanta paridad en este tiempo, lo finalizaron en tablas por 10-10.

Por Matías Medinilla

La etapa complementaria tuvo mayor puntería y movilidad de la pelota por parte de ambos equipos. Ballester se creó más los espacios y casi no falló en la definición, por lo que supo sacar una leve ventaja. Los de Jorge Milano no aprovecharon al máximo sus oportunidades, cometiendo pequeños errores que pagaron caro con la derrota por 25-22.

Post partido Andrés Kogovsek y Santiago Cánepa dialogaron con Balonmano A Tus Pies. Ambos coincidieron que deben mejorar algunos aspectos como la efectividad, para enfrentarse a Ferro en semifinales. Pero Cánepa fue más profundo: “nos tenemos fe, queremos llevarnos un torneo de este año”.

 

Por Matías Medinilla