Ferro consolida su presente y grita campeón en casa

Las chicas de Ferrocarril Oeste escribieron una nueva página en su historia de multi campeonas, al conseguir el título del Súper 4 ganándole a CI.DE.CO. por 22-21 en la última pelota del partido y otra vez se vivió una fiesta verdolaga. 


Último día del Súper 4 con Ferro metido en las finales de LHD y LHC. La gente llenó el estadio, se puso a la altura de las circunstancias y se hizo sentir por medio de la locura y cultura de cada equipo, con cantos, bombos y disfrutando el handball que hubo en juego.
Ambos conjuntos tenían recursos para alzar trofeo y lo demostraban en cada movimiento, en cada recorrido de la pelota, pero también en todas las defensas. Ninguno cedía y movían las piernas de un lado a otro para que el rival no genere huecos ni lance. Ferro tuvo dureza en la marca, al momento del posicional le costó. Victoria Crivelli buscó la manera de engañar a las adversarias con fintas o cruces, mientras que Flor Ponce de León hizo lo propio lanzando de 9 metros en varias ocasiones, aunque sin muchos frutos como a comparación de otros partidos.
Por ello CI.DE.CO. fue más regular. Defensivamente no permitió una circulación eficaz del balón y siempre presionó a las verdolagas, lo que hizo que estas cometieran errores. Quién apareció para cerrar el arco, fue Leila Niño. Su equipo lo aprovechó por medio del juego en el extremo con Xoana Iacoi y Florencia Ibarra desde el pivote.  Por todo ello el campeón del Clausura se quedó con la primera parte por 10-9.

Foto gentileza: Fede Pancaldi

El complemento se jugó con mucha pasión. Las hinchadas explotaban en cada gol o atajada crucial y las jugadoras lo sentían y se contagiaban del color de la tribuna. El aliento se convirtió en handball en su más puro estado.  El Verde y el Círculo de Comunidad disputaban cada pelota como si fuese la última, le dieron más ritmo cuando la tenían en su poder y no la dejaban ir salvo que sea por un gol a favor.
El tiempo pasaba y las ansias por saber quien ganaba cada vez eran mayores. Las piernas de todas las jugadoras parecían agotadas físicamente, pero el alma y el amor por su respectivo club no. Ahí fue Ferro quien le sacó provecho a la situación. Luciana Salvadó no se cansó de correr contragolpes ni sus compañeras de acompañarlas por un futuro rebote. Y así fue se mantuvo en partido hasta darlo vuelta.
El minuto final fue para el infarto. La visita tenía el ataque en su poder pero estaba abajo en el marcador por tan solo un tanto. Pensó y pensó, no se apuró porque sabía que su rival aún tenían tiempo para un posicional más, y con algunos movimientos llegó al gol.
El tiempo extra estaba prácticamente asegurado. Sin embargo las dirigidas por Gustavo Sciglitano no opinaron de la misma forma. Era todo o nada. Les hicieron una falta cuando restaban 5 segundos y sacaron rápido. La bocha llegó al extremo izquierdo donde estaba Luchi, que llegó a lanzar sobre el pitido final. La pelota entró y todo Caballito se volvió una fiesta. El histórico “Ferro multicampeón” sumó otro título a su vitrina con esta con esta victoria por 22-21, que además significó el bicampeonato para el Verde en LHD.

Foto gentileza: Fede Pancaldi

Una vez fuera de la cancha, las chicas y cuerpo técnico se hicieron un espacio para festejar con su gente, pero también para charlar con Balonmano A Tus Pies:
 
Mariano Muñoz: “El título tiene un sabor especial porque es el primero en casa. Las chicas demostraron tener hambre de gloria terrible. Esto es producto del gran trabajo de Gustavo (Sciglitano) y de insistir, perseverar y trabajar”.
Luciana Salvadó le dio el título a Ferro sobre el final, pero no se siente una heroína: “Fue todo trabajo de mis compañeras, se coronó con un gol al final pero dejamos todo en cancha desde el minuto 0”. “Ser bicampeonas del Súper 4 es lindo, pero hacerlo en casa es mejor”, cerró la goleadora del encuentro con 10 tantos.
Catalina Burgos no se guardó nada: “Fue uno de los mejores partidos de mi vida, por como se dio y la gente que vino. Jugarlo de local tiene un gran plus y por suerte dejamos la copa en casa. Además logramos lo que queríamos: terminar el año con el título”. 
Florencia Ponce de León reconoció que “el partido fue gol a gol, pero Luchi tuvo la cabeza fría y el corazón caliente para meter la última pelota”. La lateral también destacó lo que significa conseguir el Súper 4 en Caballito: “Esta copa es tiene un gusto diferente a todas, porque lo jugamos con la familia que nos acompaña, ellos nos motivan para ganarlo”. 
Victoria Crivelli es otra de las jugadoras que siente a Ferro de una manera especial: “Ganamos un torneo súper peleado en casa. Fue un partido cerrado pero defendimos bien y sacamos fuerza de todos lados”. “Luciana es un extremo extraordinario que podría jugar bien en cualquier lado”, elogió la central a su compañera de equipo.
Por Matías Medinilla