#Super4: Alegría en caballito

Ferro se metió en su segunda final consecutiva del Súper 4 al vencer 26-25 a S.A.G. Villa Ballester en la última pelota, tras disputar una semifinal de la LHC muy dura y apasionante de principio a fin. El Verde definirá el título contra UNLU.


Foto – Matías Medinilla

El local y el club alemán chocaban por la primera semi del torneo. De un lado estaba el subcampeón de la edición del año pasado y del Metro Clausura que terminó recientemente. Del otro encontrábamos a Balle, aquel equipo que supo quedarse con el título en varias oportunidades y que durante esta temporada fue segundo en el Apertura y en el Nacional de Comodoro Rivadavia.

 

 

Un duelo con defensas de marca fuerte y rígida, con arqueros que viven un gran momento tapando montones de pelotas por partido. Aunque con dos sistemas ofensivos diferenciados: los Verdolagas enfocados en el posicional, con cruces, penetraciones a seis metros o juego con el pivote. Mientras que la visita apostaba por el contragolpe o lanzamientos de la línea punteada.

Empezaron el partido muy parejo, y si bien Ballester sacó una leve ventaja, Ferro rápidamente lo igualó con Manu Crivelli como principal arma y siendo apoyado por sus compañeros de primera línea. Así como también la mano dura y el repliegue al momento de defender fueron factores claves. Y los de Caballito le supieron sacar mejor provecho, sumado al trabajo de Carlos Datsira en el arco, para poco a poco dar vuelta el resultado e irse al descanso ganando 15-13. En el complemento la paridad se mantuvo. Los dos equipos apuraban el ritmo y no dejaban pasar ninguna oportunidad. Aquí fue donde la Sociedad Alemana se agrandó. Supo encontrar los espacios entre los jugadores verdolagas y llegó al gol con mayor facilidad. Incluso, en el arco tuvo a un Tomás Villarroel que cerró el arco por varios minutos para que su equipo vuelva a adelantarse.  Los minutos pasaron y Balle siguió arriba por dos tantos. Ambos demostraron estar a la altura de las circunstancias por el juego propuesto. El partido levantó temperatura. Hubo un disturbio y si bien no pasó a mayores salvo algún golpe, empujón o provocaciones verbales, sí pareció que cambió la mentalidad de ambos.

Foto – Matías Medinilla

Al Verde le quedaba poco tiempo para dar vuelta la historia y volver a ser finalista del Súper 4. Y bien que lo aprovechó. Pensó los ataques y movió la pelota de lado a lado hasta llegar al empate. Pero Balle aún tenía una posesión más. Sin embargo no le sacó frutos. Hizo una falta en ataque en el el lateral izquierdo y Matías Scovenna, en vez de dejar la pelota en el lugar, se fue hasta casi el córner del otro lado y le cobraron actitud antideportiva. Fue roja para el jugador y penal para el local. Crivelli vs Villarroel, se definía el finalista o si iban a alargue. Y el 7 verdolaga no erró. Gol y festejo de todo Ferro, que se metió en una fase definitoria por 26-25, donde enfrentará a UNLU.

 

La cara de la victoria se reflejó en los jugadores de Ferro. Manu Crivelli admitió: “Es una felicidad enorme estar en otra final, pero esta vez en casa. Ahora hay que disfrutarlo”.

“No lo disputamos como se planificó, pero sí fue infartante, emocionante y jugado con el corazón”, reconoció su técnico, Diego Cajales, con un poco más de seriedad.

Esteban Taurian también pasó por BTP: “Sufrimos muchísimo, pero el aliento de la gente sumó para la levantada”. Y si bien reconoció que hoy en día el próximo rival es el mejor equipo de Argentina dijo que “la final es un partido aparte y queremos salir campeones”.

 

Por Matías Medinilla