UNLU cerró un año superlativo gritando campeón

En el último torneo del año los de San Fernando  se coronaron campeones de la 11va edición del Súper 4.  De esta forma el “Equipo de los Gladiadores” culmina una temporada perfecta con cuatro de cuatro torneos jugados y ganados, récord conseguido solo por River Plate hasta el domingo pasado.



Ferro, el dueño de casa, llegó a la final luego de una durísima y polémica semifinal frente a Sag. Ballerster. Manuel Crivelli anotó el gol en el último segundo de partido por medio de un penal para acceder a la instancia decisiva.

UNLU, en cambio, tuvo que sufrir durante gran parte del partido frente a River para poder llegar a la final, yéndose incluso en desventaja al primer tiempo. Sin embargo los de Nuñez no pudieron mantener el ritmo de juego y sufrieron ante el banco largo y el recambio de los de San Fernando, que se llevaron el triunfo para definir el campeonato.

Finalmente las cosas pusieron al anfitrión y al candidato frente a frente. Por el lado de Ferro las acciones comenzaron desde el arranque con siete jugadores en ataque, utilizando la nueva regla puesta en vigencia por la IHF. Sin embargo no generaba el efecto que buscaban los locales y UNLU se mantenía firme en defensa, con Juan Pablo Fernández y Federico Pizarro convirtiendo desde afuera y forzando a salir más afuera a la defensa de Ferro.

Nicolás Vella festeja un nuevo título en el club de San Fernando. Foto gentileza: Fede Pancaldi.

Los locales en cambio apostaban a los lanzamientos de Julián López Mon para mantenerse a tiro, los cuales no podían ser contenidos por un Nicolás Vella que estuvo en una floja tarde. A los 10 minutos de juego Ferro desistió de seguir utilizando el hombre de más y Datsira volvió al arco ante los saques del medio y de arco rápidos de UNLU. Crivelli sacudió la red con un bombazo al ángulo de pie firme y agrando al local, que en una ráfaga sacó tres goles de ventaja para ponerse 5-2.

Los dirigidos por Robledo salieron a descontar rápido y ponerse a tiro. En ese momento comenzó un duelo de arqueros, con atajadas tanto de Datsira como de Vella para evitar que sus vallas fueran vencidas. Las cosas comenzaron a calentarse dentro de la cancha, con varios encontronazos fuertes entre algunos de los jugadores. Ferro continuaba anotando para no dejar acercar a UNLU y conservar su ventaja. Promediando los 15 minutos Crivelli fue excluido dos minutos y el equipo parecía complicarse solo, pero López Mon continuaba siendo muy efectivo desde 9 metros y todo seguía igual (7-5).

A los 18´ finalmente el empate llegó para los de Robledo, que empezaron a meter presión de la mano de los lanzamientos de Pizarro y la potencia desde el pivot de Robert. Pero el verde  no  quería perder la ventaja y continuaban anotando desde afuera. Debido a esto Vela salió y fue reemplazado por Diciocco, que sería fundamental durante el resto del encuentro.

El lateral de Ferro se ha ganado indiscutiblemente un lugar en el elenco de Caballito. Foto gentileza: Fede Pancaldi.

A los 24 la visita pasó al frente por primera vez en el encuentro, luego de un gran lanzamiento de Riccobelli. Ferro entró en una meseta de varios minutos sin poder convertir, cosa que le permitió a los de San Fernando obtener la ventaja. En el verdolaga entró Bustamante, que luego de una genial combinación y un falsó cruce puso en ventaja nuevamente a los de Caballito (12-11). Un minuto después López Mon encajó un bombazo desde afuera que fue al fondo de la red, para aumentar a dos la paridad. Ambos se fueron al vestuario con Ferro arriba por uno (13-12). 

Iniciado el segundo tiempo, UNLU buscó conseguir rápido la paridad en el marcador consiguiéndola rápidamente a los tres minutos con un duro lanzamiento del mayor de los Fernández poniendo las cosas 13-13. En el arco Diciocco respondía a los embates de Ferro y Pizarro volvía a poner arriba a INEF.

Carrizo, bajo los tres palos del verdolaga, no se ocupaba de buena forma frente a los potentes lanzamientos de los Fernández  y Gabriel Farías.

Con puntería y una buena defensa UNLU sacó un parcial de 4-0 (16-13) y comenzó a posicionarse en el juego que le era más cómodo. A los 8´ Federico Fernández y López Mon tuvieron un encontronazo nuevamente que levanto temperatura en el Multiestadio y derivó en la sanción 2 minutos para el jugador de Caballito. Dos goles más de UNLU llevaron a Cajales a pedir TO a los 13´. La visita comenzó poco a poco a romper el partido a partir en este pasaje. Para colmo Crivelli comenzó a equivocarse en la transición de la pelota, dejando a Ferro con pocas ideas en el ataque.

Los últimos 15´de la final fueron completamente de UNLU. El local se quedó sin su cerebro, al ser expulsado Crivelli por acumulación de 2 minutos y las cosas parecían ya liquidadas. Con más corazón que ideas el local buscaba descontar y tratar de igualar las acciones, pero Diciocco estaba en una tremenda tarde y paraba casi todos los lanzamientos.

El jugador de Los Gladiadores fue clave para los de San Fernando. Foto gentileza: Fede Pancaldi.

Gracias a un par de atajadas de Datsira y errores por apuro de los de Robledo, Ferro pudo anotar un parcial de 2-0 para presionar  y seguir vivos en el encuentro.  En el mejor momento de la remontada los palos jugaron en contra para los de Cajales, que desaprovecharon un penal y un claro tiro de 9 metros.  Sin embargo el punto de quiebre definitivo sucedió faltando 5 minutos para el final, con un gol de otro partido de faja hecho por Juan Pablo Fernandez, replicado en varios portales del mundo del balonmano.

Ferro, casi knock out, salió a quemar las naves y tratar de remontar rápido faltando tres minutos y perdiendo por cuatro (20-24). Diciocco le atajó un penal a América y Mingorance facturo de contraataque, dejando el encuentro liquidado. Solo quedó tiempo para algunos cruces y chispazos entre algunos jugadores. El encuentro culminó con un 25-22 para el campeón UNLU.