Chile es mundialista

La Selección Juvenil de la Roja venció 37-11 a Costa Rica y se aseguró la clasificación al Mundial de Georgia. El jueves definirá el primer lugar del grupo B del Panamericano frente a Brasil.



Chile sólo tenía que ganar para clasificarse a semifinales y por ende a la máxima cita mundial, y no complicarse en la última fecha contra el siempre durísimo rival como lo es Brasil.

Del otro lado Costa Rica, que aún soñaba con sumar de a dos y tener una posibilidad más en conseguir un cupo a Georgia.

Pese a que el local tenía una tarea fácil en los papeles, el inicio del partido fue muy cerrado. La Roja demostraba velocidad en su juego pero no podía despegarse por mucho en el marcador. Sacó cuatro goles de ventaja, que podrían haber sido más de no ser por las decisiones erróneas en los ataques y las pérdidas de pelota que caracterizaron al primer cuarto de hora.

Con el correr de los minutos su técnico les dejó una idea clara: “si la defensa costarricense no sale, rompan el arco de 9 metros”. Sus dirigidos tenían una variante más. Si no encontraban al pívot, lanzaban de media distancia. Así fue como aumentaron la diferencia, a tal punto de irse al descanso ganando 15-6.

El complemento continuó con la misma temática, aunque con mayor ritmo y precisión frente al arco. Andrade se lucía desde el extremo y el juego con su circulador no fallaba. Chile de a poco se acercaba al gran objetivo.

Pese a que el encuentro ya estaba liquidado, ninguna de las selecciones bajó el pie del acelerador y gritaban cada atajada como si fuera un gol. Costa Rica no se daba por vencido, pero los trasandinos manejaban la pelota con mayor claridad y solamente debían esperar el pitido final.

Y cuando la chicharra sonó con el 37-11 definitivo, el canto del público local se sumó al de los jugadores y cuerpo técnico, “al Mundial, al Mundial, Chile va al Mundial”. Sí, era una realidad, se habían asegurado la plaza en Georgia 2017 y la pelea por el podio del Panamericano que organizaron.

Pero todavía la actividad no terminó. Si bien Costa Rica aún no está eliminada, el jueves a las 16 horas debe ganarle a Estados Unidos por varios goles y esperar el resultado de Paraguay-México pelear por el cuarto puesto y luego luchar por el quinto cupo clasificatorio.

En cambio, la Roja quiere más. Comparte la punta del grupo B con Brasil, y el mismo día a las 20 buscará derrotarlo a para quedarse como único líder de la zona y tener un “posible” mejor cruce en semifinales.