Arrancó el Panamericano de Clubes 2017

No hubo sorpresas en el primer día de una nueva edición que se disputa en Villa Ballester. Taubaté (BRA) derrotó a Ovalle (CHI) por 32-15, U.N.Lu. (ARG) hizo lo propio con el Colegio Alemán (URU) por 27-19 y Pinheiros (BRA) venció al local por 31-28.

 

El Panamericano de Clubes, la “Libertadores del Handball”, aquel torneo que entrega un cupo al Súper Globe, volvió a Buenos. Nuevamente la Sociedad Alemana de Gimnasia de Villa Ballester es la casa de este sueño mundial. Y la primer jornada no defraudó: tuvo partidos con mucho ritmo.

 

Taubaté ganó cómodo

El campeón de Chile, Ovalle, se enfrentó a Taubaté, defensor del título de Brasil y del Panamericano de Clubes, que además busca el “pentacampeo” en esta competencia.

 

Si bien los trasandinos dieron pelea en los primeros minutos gracias a una defensa cerrada y efectividad frente al arco contrario, la potencia y experiencia de los dirigidos por Marcus Oliveira se hizo notar. Cuando ajustaron pequeños detalles y aceleraron el ritmo, nadie los pudo parar.

 

Poco a poco aprovecharon los errores de Ovalle y sentenciaron el partido con varios contragolpes, a tal punto de sacar una buena diferencia de gol con el triunfo por 32-17.

 

Una vez terminado el encuentro, “Tatá” dijo: “Es un torneo muy corto, tenso y difícil, hay que pensar juego a juego. Pero somos un equipo muy aguerrido, concentrado y que tiene a la defensa como punto fuerte.”

 

Debut soñado para U.N.Lu.

El campeón nacional argentino, Universidad Nacional de Luján, tampoco tuvo sobresaltos en su estreno internacional frente al Colegio Alemán de Montevideo. De entrada marcó la diferencia y hasta consiguió un parcial de 8-0 gracias a la velocidad que imprimió en cada ofensiva y a los lanzamientos de nueve metros.

 

A partir de allí reguló un poco y manejó los hilos durante casi todo el enfrentamiento. Pero cuando le costó apareció una de las tantas figuras que tiene: Juan Bar. El guardameta cerró el arco y el conjunto de San Fernando se quedó con la victoria por 27-19.

 

Al término, Bar comentó que “es una emoción única debutar en un Panamericano. Si bien es un camino largo lo empezamos bien y lo importante es que el equipo gane y siga por esa senda”. Aunque dejó en claro que “no nos vemos como candidatos, pero vamos a dejar la piel hasta el final.”

 

Pinheiros pasó una prueba difícil

Sin duda el partido más atrayente fue el del S.A.G. Villa Ballester contra el subcampeón de Brasil. El local hace tiempo que venía practicando para jugar este tipo de partidos y quería dar la sorpresa, tomarse revancha de la semifinal del año pasado en la que cayó.

La intensidad con la que se disputó el choque fue de un partido digno del mejor handball de América. No pararon ni se dieron respiro ni por un segundo.

 

Balle estuvo mejor en el comienzo debido a que cometió menos errores y fue más efectivo. Pero el elenco de Sao Paulo reaccionó y, con un Julián Souto Cueto intratable, tanto desde nueve metros en cada mano a mano, lo dio vuelta pasado el cuarto de hora, aunque sin despegarse a más de tres goles.

 

Sin embargo los de Elio Fernández tampoco se daban por vencidos. Por momentos aprovecharon las exclusiones del rival y robaron muchas pelotas para convertir de larga distancia al momento de que éste último atacó sin arquero.

 

Y cuando parecía que los argentinos podían dar vuelta la historia gracias a la mejora, sumado a la descalificación de Souto Cueto, allí es donde Pinheiros más se fortaleció. Nuevamente aparecieron las atajadas de Marcos Santos y la jerarquía individual del MVP del año pasado, Leonardo Dutra, para dejar sin chances al local.

 

A falta de poco para el pitido final, el Azul e Preto tranquilizó la pelota hasta sellar una victoria clave por 31-28.

 

El argentino del Pinheiros, con pasado en Ballester, pasó por el micrófono de Balonmano a Tus Pies: “Es una sensación rara jugar con otros colores que no son los de tus amores, pero le tengo mucho aprecio a mi club actual y dejé todo en el partido”.

 

Juli también destacó que “las principales características que tenemos son la humildad y el juego en equipo, esto no se gana por individualidades”. Y a diferencia de otros rivales sí cree ser aspirante al título: “Queremos llegar invictos al partido con Taubaté. Somos candidatos y con confianza vamos a levantar la copa”.