No se baja de la pelea

Colegio Ward se hizo fuerte en el Gorki Grana y derrotó el sábado a Dorrego por 30-23. Se quedó con la “Copa Ciudad de Morón” y sigue ilusionado con dar pelea en el Torneo Apertura.



El municipio del conurbano bonaerense y la Federación Metropolitana de Balonmano volvieron a organizar conjuntamente un evento deportivo. Por el marco de la décima fecha de la Liga de Honor Caballeros, se jugó la quinta edición de la “Copa Ciudad de Morón”, que enfrentó a los equipos más importantes de handball de dicho distrito: Dorrego y Colegio Ward.
Ambos llegaron al clásico con un gran presente que los ubicaba entre los primeros cinco de la tabla con 22 puntos, aunque los de Villa Sarmiento con un partido menos.
Pero fueron los dirigidos por Rodolfo Jung quienes pisaron fuerte en el microestadio. De entrada impusieron un posicional un poco más lento que su rival, pero más efectivo. Pablo Portela lideró el ataque junto a Julio Cantore y los lanzamientos de 9 metros y los pases entre líneas no tardaron en aparecer
Además, el repliegue defensivo fue tal que no dejaron que Dorrego imponga su juego veloz y aprovecharon los errores que éste cometió para irse al descanso ganando 14-10.

El Colegio se llevó la Copa Ciudad de Morón. PH: BalonmanoBTP.

Si bien en la segunda etapa Ward arrancó mejor y aumentó un poco más la ventaja, los de azul y amarillo fueron a la carga y encontraron los espacios. Con variantes ofensivas, ya sea con tiros de media distancia o 2vs2, sobre todo por el sector derecho, achicaron la brecha a tres goles.

Sin embargo con el correr de los minutos surgió la gran figura de la noche: Christian Canzoniero. El ex arquero de la Selección Argentina le dio vida a todo su equipo con atajadas claves cuando más se lo requería. A raíz de esto, “Colegio” volvió a estirar la diferencia para nuevamente alzar la copa y llevarse los tres puntos por 30-23.
Con este resultado Dorrego se mantuvo quinto con 23 puntos y la próxima fecha tendrá una dura parada contra Universidad Nacional de Luján(30), líder de la tabla.
Por el lado de Ward sigue prendido en el torneo con 25 unidades y está a la espera de la reprogramación frente a Ferro y alguna caída del puntero para tratar arrebartarle la cima. El sábado también tendrá un choque exigente frente a SAG Villa Ballester, que también buscar pelear el campeonato hasta el final.
Al término del encuentro, la “Garza” dijo esto: “Empezar bien e intensos en defensa nos permitió atacar con mayor tranquilidad. Tenemos toda la fe del mundo para quedarnos con el Apertura. Hay que esperar que UNLU pierda y ganar las cuatro finales que nos quedan”.
Por Matías Medinilla, periodista deportivo.