Ferro y una sana costumbre

El Verde derrotó 26-20 a CIDECO y se coronó en el Final Four del Nacional de Clubes de Femenino. Un nuevo título para las comadadas por Gustavo Sciglitano, que revalidan su apodo de “Multicampeonas”. 
  Hace más de un año que Ferro CIDECO se disputan cabeza a cabeza los diferentes torneos. La última vez que definieron un título fue en julio, cuando el conjunto de Lanús se quedó con el Apertura de la Liga de Honor Damas de Fe.Me.Bal.
Y si bien luego se vieron las caras en la fase de grupos del Nacional (victoria del Verdolaga por 26-24), el pasado fin de semana en Caballito aún había aires de revancha.

Equipo unido – Foto: Fe.Me.Bal.

  La final no fue menos de lo que se esperaba: un partido de ida y vuelta, intenso y digno de ver. En los primeros minutos CIDECO tomó las riendas. Sacó un par de goles de ventaja gracias a la velocidad que imprimió en ataque y la contudencia tanto en su propio arco como frente al del rival.
  Pero Ferro no se quiso quedar atrás y aparecieron dos de sus estandartes: Victoria Crivelli como distribuidora del juego y Florencia Ponce de León como artillera desde los 9 metros. Poco a poco el Verde empató el encuentro 12-12 y pareciera que se fue al descanso con mejores sensanciones.
  La segunda mitad fue gol a gol. Ambos plantaron cara en defensa y no cedieron nada. Mantuvieron la paridad, aunque con mayores variantes ofensivas que en los treinta minutos iniciales. Por el lado de CIDECO encontró efectividad en Sofía Sánchez, mientras que el local hizo lo propio con Ponce de León.
  Sin embargo, en los últimos 10′ de juego hubo un momento de quiebre. Luciana Codesal volvió a ser clave en el arco del conjunto de Caballito y la “Maga” Crivelli rompió la igualdad con tres goles al hilo, seguidos por uno de Luciana Salvadó y otro de Flor Ponce para que su equipo saque cinco tantos de distancia.
  Ferro se encaminó a la victoria, que finalmente cerró por 26-20, y a un nuevo trofeo, esta vez el del Nacional de Clubes Femenino. Una copa más en una vidriera que últimamente crece año tras año y que justifica por qué las llaman “Multicampeonas” a las verdolagas.
 
Catalina Burgos: “Estamos en una transición de equipo ya que las más chicas estamos tomando más protagonismo. De todas maneras nunca perdemos el hambre de querer salir campeonas. Siempre queremos estar lo más arriba posible. A la hinchada no me queda palabras más que agradecer, porque van siempre a todos lados. Son increíbles”.
Rocío Bernardez: “El Nacional fue el momento del año en el que mejor jugamos, tanto en la fase de grupos en Córdoba como ahora. Esto se debe a que estamos tratando de que el recambio sea de la mejor manera posible; es complicado que las más chicas se acoplen a nuestro juego pero es creo que es de a poco, de hecho algunas ya lo hacen.
En cuanto al título, es especial porque es el primer Nacional que jugamos de local, es un plus y se te vienen a la mente un montón de recuerdos desde que arrancamos hasta hoy en día”.
Por Matías Medinilla